Sábato i els porcs

Sempre m’ha entusiasmat aquest text de José Ángel Valente, dedicat a Artaud:

Todos los que tienen puntos de referencia en el espíritu, quiero decir de cierto lado de la
cabeza, en zonas bien delimitadas del cerebro, todos los que dominan su lenguaje, todos
aquellos para quienes tienen las palabras sentido, cuantos creen que existen alturas en el
alma y que hay corrientes en el pensamiento, los que son espíritu de la época y han dado
nombre a esas corrientes de pensamiento, pienso en sus trabajos precisos y en ese
chirrido de autómata que a todos los vientos da su espíritu,
son unos cerdos.
Todos los que tienen puntos de referencia en el espíritu, quiero decir de cierto lado de la
cabeza, en zonas bien delimitadas del cerebro, todos los que dominan su lenguaje, todos
aquellos para quienes tienen las palabras sentido, cuantos creen que existen alturas en el
alma y que hay corrientes en el pensamiento, los que son espíritu de la época y han dado
nombre a esas corrientes de pensamiento, pienso en sus trabajos precisos y en ese
chirrido de autómata que a todos los vientos da su espíritu,
son unos cerdos.
Todos los que tienen puntos de referencia en el espíritu, quiero decir de cierto lado de la
cabeza, en zonas bien delimitadas del cerebro, todos los que dominan su lenguaje, todos
aquellos para quienes tienen las palabras sentido, cuantos creen que existen alturas en el
alma y que hay corrientes en el pensamiento, los que son espíritu de la época y han dado
nombre a esas corrientes de pensamiento, pienso en sus trabajos precisos y en ese
chirrido de autómata que a todos los vientos da su espíritu,
son unos cerdos
Todos lo que tienen puntos de referencia en el espíritu, quiero decir de cierto lado de la cabeza, en zonas bien delimitadas del cerebro, todos los que dominan su lenguaje, todos aquellos para quienes tienen las palabras sentido, cuantos creen que existen alturas en el alma y que hay corrientes en el pensamiento, los que son espíritu de la época y han dado nombre a esas corrientes de pensamiento, pienso en sus trabajos precisos y en ese chirrido de autómata que a todos los vientos da su espíritu, – son unos cerdos.

Hi estic completament d’acord. Per això em fascina la manera com Ernesto Sábato, a El tunel, crea un narrador homodiegètic que, explicant-nos la història d’un assassinat (un desenllaç explicat des de la primera línia), ens endinsa en l’interior d’un maltractador sexual, d’un gelós compulsiu, d’un malalt. No hi ha res en la novel·la que s’esdevingui amb certesa fora de la ment de Juan Pablo Castel; res no és segur, tractant-se d’un personatge que acabarà admetent que tota la seua vida succeeix dins un túnel, a la paret del qual una vegada va creure que hi havia una finestra cap a l’exterior, per on comunicar-se amb una altra persona, la víctima; una comunicació al capdavall fracassada.

El seu monòleg, però, deixa entreveure una violència racionalista (en el setge a què sotmet la seva amant, en la trama perfecta de sospites, deduccions i indagacions amb què l’encercla; només en trobaríem precedents en la violència que Marcel exerceix sobre Albertine en l’obra de Proust) que, alhora que intenta accedir a l’altre, l’aniquila. I tot des de dins: obligant el lector a fer un viatge cap a possibilitats de si mateix que preferiria no descobrir. Però evitant-li, alhora i per això mateix, esdevenir un porc.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: